martes, 14 de marzo de 2017

la propuesta visual de militares resguardando estadios sigue siendo muy potente, junto a la ruina de la locación.

Las actuaciones resultan medio burdas, pero logran expresar con claridad la prepotencia que escupe el mundo uniformado.

La vigencia del material es vívida cuenta de una postdictadura que se perpetúa.


1994 / Ruinas del parque O'higgins (hoy conocido como MovistarArena, escenario entonces de infinitas cimarras...)